¿Qué es el diseño responsive y cómo adaptar mi web?

Tiempo de lectura: 12 min
que es web responsive

Contenido

En la era de la información y los anglicismos, sobre todo dentro del mundo del marketing digital, hoy queremos centrar la atención en uno que habrás escuchado cientos de veces en el último año: el concepto del diseño responsive.

En pocas palabras, consiste en adaptar tu página web a cualquier formato. Pero como una pequeña definición no basta, te contamos cómo aplicarlo a tu página y por qué no deberías esperar más para hacerlo.

¿Qué es diseño web responsive?

Como siempre, y aunque pequemos de poco originales, vamos a empezar por el principio: qué es el diseño responsive.

¿Te ha pasado que visitas una web desde el teléfono móvil y la información parece no caber en tu pantalla?

Sabemos que la respuesta es que sí, así que ya sabes por dónde van los tiros. A esa web lo que le pasaba es que carecía de un diseño web responsive.

Entonces, ¿qué es el diseño web responsive?

El diseño web responsive consiste en crear una sola página web que se adapte automáticamente a cualquier tipo de pantalla, sea el dispositivo que sea, móvil, tablet, ordenador, televisión, etc.

¿Por qué necesitas crear una web responsive?

Si respondiste a la pregunta anterior afirmativamente, no hace falta que te digamos que una página cuyos contenidos se adaptan a tu pantalla, te facilitan la lectura con creces y te permiten navegar cómodamente. Eso, en el hipotético caso de que hayas decidido permanecer en ella.

Pero, ¿se trata tan solo de una cuestión de comodidad? Lo cierto es que no. Y para demostrarlo, ahí van algunos motivos por los que necesitas ya un diseño web adaptable. 

Reduce costes

Si ya tienes una página web operativa y no quieres tocarla, tienes la opción de crear un sitio móvil independiente, cuyo diseño esté adaptado a estos dispositivos.

Como veremos más adelante, se le conoce como diseño web mobile, pero implica invertir en desarrollar esta versión y en mantener ambas.

En cambio, si quieres hacer una página web responsive desde cero, ahorrarás dichos costes de mantenimiento y modificaciones de ambas páginas. En muchos de los cambios que desees aplicar a tu web, con la versión responsive, solo deberás aplicarlo en una de las versiones y se adaptará automáticamente a todas las medidas de pantalla.

Las búsquedas con el móvil son superiores a escritorio

Antes de continuar, te hacemos una pregunta. ¿Desde qué dispositivo estás leyendo esto?

Es bastante probable que lo hagas desde tu teléfono móvil. ¿Y cómo podemos saberlo?

Pues porque de acuerdo con las estadísticas de Statista, en 2020, el 93% de los usuarios utilizaron su teléfono móvil para conectarse a Internet. Los ordenadores portátiles y los de mesa quedaban relegados al segundo y tercer puesto, con un 71% y un 50%, respectivamente.

Hace una década, las cifras se encontraban en orden inverso, de ahí que las páginas web se construyeran adaptadas a ese formato.

Ahora, podemos decir que tanto el presente como el futuro son móviles. En otras palabras, necesitas que tu página se adapte al entorno donde se mueve tu audiencia.

Mejora la experiencia de tus usuarios

Cuando todos los elementos de una web se ajustan a la pantalla gracias al diseño responsive, los contenidos se leen sin esfuerzo y todas las opciones del menú están visibles y al alcance.

Por lo tanto, el usuario que te lee puede desplazarse por tu sitio con la misma facilidad que si lo hiciera desde una pantalla más grande, como la del portátil.

A esto se le llama mejorar la experiencia del usuario, que, en la actualidad, es uno de los aspectos más valorados en la navegación. Si está optimizada, aumentarás tu ratio de conversión.

Ayudará a mejorar el posicionamiento de tu página web

Por si aún no estabas al tanto, Google actualizó hace un tiempo el algoritmo que determina las posiciones de los resultados en los buscadores. Ahora, se le da prioridad a la versión móvil frente a la de escritorio o a las páginas que usan un responsive design o diseño adaptable.

Para que nos entendamos, si quieres visibilidad y que tu tráfico web aumente, necesitas apostar ya por dichos diseños.

Aumentará tu «branding»

Las marcas que más venden en cualquier sector son las que tienen la capacidad de innovar y de ser las primeras en implementar los avances que se producen.

Si alguien entra a tu web y esta no funciona como se espera hoy en día (recuerda que los usuarios son cada vez más exigentes y solo te darán un par de segundos para convencerles), se irán para no volver. ¡Necesitas cuidar tu imagen de marca!

La conversión de tus objetivos será mucho mayor

Es una simple cuestión de lógica. Si tuvieras que elegir, y prejuicios aparte, ¿darías tus datos a alguien con una buena presentación y que muestra seguridad en su discurso o alguien con una imagen poco cuidada y con dificultad para hacerte llegar su mensaje? ¡Pasa igual con una web!

6 Elementos a tener en cuenta para crear una web responsive

Ya deberías tener claro qué es una web responsive y por qué debe figurar en tu lista de cosas que hacer para tu negocio.

Ahora pasamos de la parte teórica a la práctica: cómo se consigue ese diseño responsive.

Puesto que se trata de una disciplina, podríamos traerte todo un manual de desarrollo y diseño web, pero como sabemos que también nosotros tenemos poco tiempo para convencerte, estos son los aspectos más relevantes.

1. Tiempo de carga

Es el tiempo que pasa hasta que todos los elementos de la página son visibles y están operativos. Y es justo lo que te acabamos de mencionar.

Antes se daba un margen de carga más elevado. Pero los usuarios no destacan por su paciencia, sino más bien por sus exigencias. Si tu página web tarda mucho más de dos segundos en cargar, estás fuera de juego.

Para aumentar tu velocidad, puedes hacer uso del framework de páginas móviles aceleradas (AMP). Limita el HTML/CSS y el JavaScript, y comprime los datos a un tamaño ocho veces más pequeño. 

2. Contenido multimedia

Las imágenes y los vídeos que se incluyen en la web deben tener unas proporciones adaptadas al dispositivo. Si no, se dificulta e impide que puedan verse.

Debes conseguir el menor tamaño que sea posible para que puedan cargarse, pero sin perder calidad. Por no mencionar que, cuanto mayor sea su peso, más consumirás los datos de tus usuarios.

Para su optimización, puedes optar por plugins o por un software de edición. Por ejemplo, Adobe Photoshop, ImageResizer o Squoosh.

3. Las tipografías

Te puede parecer irrelevante, pero hay tipos de fuentes que facilitan la lectura en los móviles. Estas son Open Sans o Droid Sans.

Y sobre el tamaño, te confirmamos que sí importa. Para una web móvil, el adecuado para el cuerpo del texto es 16 píxeles. Para etiquetas y pies de foto, un par de píxeles menos.

Por si acaso, siempre revisa el contenido web de tu página desde un móvil.

4. El formato (Vertical u Horizontal)

En un diseño responsive, puedes elegir tanto entre el formato vertical como el horizontal.

Por comodidad, y por ser la forma en la que solemos sujetar el teléfono, se prefiere la vertical. Pero puedes utilizar la horizontal para algún contenido en concreto.

5. Efectos de movimiento

Hay funciones que están habilitadas en la versión de escritorio y que, sin embargo, no son aptas para la móvil.

Un ejemplo de ello es la pestaña para leer más sobre un contenido. Desde el teléfono, no puedes jugar con estas opciones.

6. Usabilidad

La usabilidad es la facilidad que tiene el usuario para interactuar con tu sitio web.

Si bien estamos bastante adaptados a utilizar el touchpad de los portátiles, las versiones de escritorio están pensadas para más espacio y para una mayor facilidad de movimiento con el cursor.

Las pantallas táctiles tienen mayores limitaciones. Por lo tanto, debes estudiar la posición adecuada para el menú y los distintos botones y elementos que incluyas.

¿Qué diferencia hay entre diseño web mobile y diseño web responsive?

Tal y como te avanzamos algunos párrafos atrás, apostar por el diseño responsive no es tu única opción. Tu alternativa es crear una página web nueva, que utilizarás en combinación con la principal que, quizás, ya tienes.

A este nuevo sitio, diseñado teniendo en cuenta específicamente la experiencia del usuario en dispositivos móviles, se le conoce como version mobile.

¿Y cómo funciona? Muy sencillo. Tendrás tu página web para ordenadores alojada en el dominio de siempre, y la versión mobile en una carpeta o sub-dominio. Si un usuario accede a la general desde un dispositivo móvil, se le redirige de manera automática a la versión móvil. Y si lo desea, puede permanecer en la principal.

El diseño responsive, al contrario, consiste en adaptar una web para que se ajuste a los diferentes tamaños de pantalla de los dispositivos que existen.

¿Y qué hay de las ventajas e inconvenientes? Las versiones móviles son muy ágiles en términos de HTML y CSS, con una velocidad de carga muy alta al estar todos los contenidos multimedia optimizados. Además, la experiencia de navegación es muy positiva.

Sin embargo, estas ventajas tienen un precio muy alto. Mantener dos páginas web incrementa los costes y supone tiempo, de ahí que cada vez se apueste menos por tener dos versiones, una para cada dispositivo. Y como ya vimos, esta reducción de costes es uno de los puntos fuertes de apostar por el diseño responsive.

¿Cómo hacer una página web responsive?

Casi podemos adivinar que, llegados a este punto, te estés preguntando si lo que más te conviene es hacer un diseño responsive o crear una web móvil.

Para elegir tu opción, valora dos aspectos. El primero es la inversión que hayas hecho en tu página web actual. Si ha sido muy elevada y te gustaría amortizarla, puedes crear un diseño web mobile alternativo.

Pero si lo piensas fríamente, no tiene demasiado sentido tener dos páginas si puedes conseguir lo mismo en una sola. Y este es el segundo aspecto a valorar.

Hoy, lo que se suele hacer, es crear directamente una nueva web que tenga un diseño responsive. De manera que los usuarios no se encuentran o bien en una versión de escritorio o bien en una móvil, sino que siempre se utiliza una única que se adapta por sí misma a los dispositivos.

Si quieres profundizar en tu caso concreto para saber qué es lo que más te interesa, estamos a tu disposición para aconsejarte la mejor opción.

Artículos relacionados
14 min
El truco para vender online está en encontrar las vías adecuadas para colocar tus productos, hacer que resulten atractivos y que lleguen a tu público objetivo. Y de eso precisamente venimos a hablarte hoy. ¡Aquí van nuestros consejos sobre cómo vender productos online.